sábado, 2 de octubre de 2010

Enrique Dans: Las mentiras de la SGAE sobre el canon

.

La SGAE envía un boletín a sus asociados que evidencia que vive instalada en la mentira y que lo que digan instituciones como el Tribunal de Justicia de la Unión Europea le trae completamente sin cuidado: por lo que se desprende de la misiva, ellos están completamente al margen de la ley y tienen derecho a todo aquello que estimen oportuno, independientemente de lo que pueda decir ésta.

El boletín es una constante sucesión de mentiras:

  • Nadie cuestiona que los autores vivan de su trabajo, lo que cuestionan es que vivan a costa de terceros mediante un pseudoimpuesto arbitrario e ilegal.
  • Nadie falsea las listas de artículos indebidamente sujetos al canon ni las cifras del canon: son las que son y están perfectamente disponibles para su consulta.
  • Bajo ningún concepto los artículos indebidamente gravados se usan de manera mayoritaria para nada que tenga que ver con las actividades de sus asociados: no hay más que ver la profunda e injusta arbitrariedad de gravar una memoria USB, un disco duro o un teléfono móvil. Y aunque así fuera, el que se utilizasen no te daría derecho a aplicar por ello un impuesto arbitrario a toda la cadena causal: es completamente absurdo.
  • ¿Sin contenidos no habría industria tecnológica? No me hagas reír.
  • ¿Que la copia privada la pagan distribuidores y fabricantes? Enorme mentira. Vete a una tienda de teléfonos móviles, y verás como te piden que pagues en concepto de canon. Compra un ordenador, y lo verás desglosado en la factura que pagas. Saliendo del bolsillo del cliente, como no podía ser de otra manera, sin disimular lo más mínimo. Es una mano que se introduce en tu bolsillo en el momento del pago y que te roba arbitrariamente una cantidad de dinero para subvencionar una actividad que nada tiene que ver contigo ni con lo que estás comprando. Es indiscriminado, e incompatible con la normativa comunitaria.
  • Que las empresas tecnológicas tengan beneficios no justifica que tú tengas derecho a parte de esos beneficios. Si tu actividad no es rentable, hazla rentable por los cauces adecuados, no robando a un tercero.

El canon no es un derecho de nadie. El canon es un ROBO, con mayúsculas, por muchos boletines que quieran enviar o por muchos vídeos ridículos que quieran hacer. Lo dijo la Abogada General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea el pasado 11 de mayo, y aquí, aunque han pasado varios meses, nadie ha movido un músculo: claro, se está mejor sosteniendo al que roba durante más tiempo, porque es amiguete y nos hace favores políticos. Y lo que dijo la Abogada General lo sabíamos perfectamente antes de que lo dijera, porque es de puro sentido común. Puedes poner en tu boletín lo que quieras: aunque repitas una mentira cien veces, siguen siendo mentira, la reiteración no la convierte en verdad.

El canon es ilegal. Hay que aplicar la ley, detener su aplicación y devolver lo indebidamente cobrado. Todos contra el canon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario